Todo lo que somos juntos (Alice Kellen)

09.05.2019

SINOPSIS

Han pasado tres años desde la última vez que se vieron. Ahora, Leah está a punto de cumplir su sueño de exponer en una galería.
Y, pese al pasado, Axel necesita formar parte de un momento como ese.
Cuando sus caminos vuelven a cruzarse, Leah tiene que tomar decisiones que pueden cambiarlo todo, porque, a pesar de lo que ocurrió, los recuerdos de toda su vida siguen ahí; intactos, bonitos, únicos. Colándose en cada grieta que aún no ha cerrado.
Porque él sigue siendo el chico que aún no ha olvidado.
Porque es el mar, noches estrelladas y vinilos de los Beatles.
Porque a veces basta un «deja que ocurra» para tenerlo todo. 

RESEÑA

En esta última parte de la bilogía, daremos un salto hasta tres años después del final de "Todo lo que nunca fuimos", con Leah en la universidad y Axel trabajando en una galería de arte de Byron Bay. Las cosas han cambiado para ambos pero no sus sentimientos del uno por el otro, estos no desaparecen tan fácilmente después de tres años sin verse y casi sin saber el uno del otro. 

Una profesora de la universidad de Leah le ofrecerá exponer en una galería de arte de Brisbane (la ciudad en la que estudia) y ella aceptará, pero al aceptar eso no imaginaría nunca que su vida volvería a ponerse patas arriba como hace tres años y es que Axel hizo una promesa muy importante a Douglas en el pasado: conseguiría que Leah expusiera en una galería de arte. Y el quería estar presente en un momento tan importante de la vida de Leah, pero también de la suya. 

La evolución de todos los personajes es increíble. Veremos a Leah y Axel luchar por lo que quieren, arriesgarlo todo si hace falta, a perdonar, a amar, a crecer y a vivir la vida como ellos quieren. 

Soy incapaz de seguir con esto sin hacer spoilers, de verdad. Alice Kellen lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a crear una obra de arte a base de letras y más letras que no sólo son eso sino sentimiento puro. Este libro (y el anterior) ha sido mejor de lo que me esperaba. Desborda intensidad, emoción, sentimiento, amor y música, mucha música. 

Alice ha conseguido darles vida a los personajes sin sacarlos del libro. Leah con su inocencia, terquedad, ternura y magia; y Axel tan intenso, luchador y con la misma magia que Leah. Ha logrado que nos enamoremos de ellos incluso con sus imperfecciones que a veces eso les ha hace más perfectos. 

Es una historia mágica, intensa, real

Tras leerme la bilogía entera, me pregunto: ¿puede alguien casarse con un libro? 

¡Y muchas gracias a la EDITORIAL PLANETA por mandarme el libro!