Cromosomas que crean corazones (Alexandra Cárdenas Alfonso)

28.05.2019

SINOPSIS

Una combinación errónea de cromosomas me dio a Hugo. Lo aprendí a los seis años.
Y una sonrisa forzada inició esta historia.
Siempre me ha asustado quedarme solo en mis sueños, allí donde más vulnerable me encuentro. Porque estoy a merced de las pesadillas, las trisomías y la genética.
Es por eso que la única salida que he encontrado ha sido dejarme envolver por la incertidumbre.
Ella, la chica de cabello multicolor y mirada dormida, sin embargo, está encerrada en un lugar alejado del mío.Y del de mi hermano. Un lugar al que no se puede llegar.
Y le duele. No poder observar los cambios del mundo, ponerme rostro, o no encontrar el tono exacto de mis ojos ni de los de Hugo.
Odia esconderse, y nosotros que se esconda.
Ojalá, Korrigan, todo sea tan fácil como cogerme de la mano y dejar atrás los días feos y la oscuridad.
La clave está en la voz que guía... y en escuchar lo que tienen que decir los corazones.

RESEÑA

El libro que os traigo hoy se llama "Cromosomas que crean corazones" y debo decir por adelantado, que es una MA RA VI LLA de libro.

Este libro nos cuenta la historia de Conrad, un chico de dieciséis años que tiene un hermano mellizo llamado Hugo, el cual es un poco diferente a él y es que nació con Síndrome de Down. Pero, como se dice muchas veces en el libro, ser distinto a los demás no es malo y una enfermedad no te define.

Hugo, el cual se hace definir como 'cazador de sonrisas' porque busca que todo el mundo sea feliz, tiene una mejor amiga llamada Korrigan, una chica que conoció en el hospital hace un tiempo. Ella perdió la vista en un accidente en el que también perdió a sus padres, por lo que ahora vive con una madre adoptiva la cual se dedica al arte. Notaremos que a Korrigan le cuesta un poco seguir adelante siendo invidente, pero nosotros no seremos los únicos que lo notaremos. Conrad lo notará también e intentará ayudarla a salir del pozo en el que se encuentra.

A pesar de que le cuesta que la ayuden por miedo a transmitir su tristeza y sufrimiento,

veremos una grandísima evolución de Korrigan durante el libro y nos enseñará lo valiente que se puede llegar a ser después de perder un sentido tan preciado como es la vista. Nos enseñará a ver las cosas de otra forma sin la necesidad de hacerlo con los ojos.

Hugo nos contagiará su alegría, nos hará sonreír en muchísimas ocasiones con sus ocurrencias y no me extraña pues... es un cazador de sonrisas, ¿no? Causa muchísima ternura y transmite sus ganas de vivir la vida que nunca vienen mal.

Conrad es un chico tan pero tan tierno en algunos aspectos, valiente, noble, humilde... Su hermano es su vida, se nota el amor que le tiene desde la primera página y por parte gracias a él, queremos tanto a Hugo. Lo protege y cuida más que a sí mismo y es que eso es lo que hacemos con las personas a las que más queremos.

Me ha gustado muchísimo tanto el contenido del libro como la forma de narrar que tiene la autora. Lo hace de una forma poética y profunda que engancha, que te obliga a mantener la mirada en sus palabras y no eres capaz de despegarla hasta que la has terminado. Y es que eso es lo que me pasó a mí. Me la pulí en una mañana y siento que me faltaron páginas. Necesito más de Hugo, Conrad y Korrigan. Además, debo destacar las citas que la autora ha ido poniendo al principio de los capítulos.

Alexandra ha escrito un libro que me ha hecho llorar, enfadarme, reír... Es una historia que nos habla de aceptación, superación y amor de todo los tipos. Nunca había leído un libro con esta temática y con personajes tan bien conseguidos como son los de este libro, así que no puedo darle menos de cinco estrellas a semejante maravilla.

¡Muchas gracias a la Editorial Círculo Rojo por el ejemplar!

¿Quieres hacerte con el libro? Haz click aquí